Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

El perfil del tiempo

Autor: Guillermo Ceniceros
Técnica: Acrílico/Fibra de vidrio
Sup. M2: 1000
Estación: Copilco, Línea 3

La obra cubre los dos andenes, con cinco muros de cada lado y ocho cubos de escalera.

El muro principal, en el que se puede ver a cuauhtemoc y herramientas rudimentarias, esta dedicado a los augurios y al presagio de que llegaban cosas terribles. En el derecho, se ve un quetzalcoatl transparente, a manera de fantasma; y en el izquierdo, al brujo mayor, Tezcatlipoca, quien difundía los augurios: El hecho de que “hirvieran” las aguas de la laguna; la aparición de un cometa; el incendio del adoratorio de Huitzilopochtli, sin causa alguna; y  aparición de un animal de la familia de las grullas, que tenia un espejos encima de su cabeza, en el que Moctezuma pudo ver la llegada de objetos muy raros que flotaban. Estos augurios estaban encaminados a hacer pensar que era Queitzalcoatl el que regresaba, quizás en la persona de Topizin, que fue uno de los dirigentes de tula.

En el muro de enfrente esta Hernán Cortes, quien aparece con algunos cañones, rifles y lanzas, y perros feroces; además de caballos y, pos supuesto, los barcos. Esta parte del mural expresa los preparativos para realizar el viaje que lo traería a la tierra nueva.

Cuauhtemoc y cortes son los dos personajes que marcan la pauta de la temática. Con ambos, cambio el rumbo de dos continentes.

Los muros de un anden están dedicados a América; mientras que los del otro, a Europa, Asia, África y Oceanía. 

E lado Americano inicia con un fragmento de la pintura rupestre de las cuevas de palmaarito, en Baja California Sur. Luego siguen varias figuras del preclásico de México, halladas en: Copilco, el Abrilillo, Zacantenco y Ciculco. Después están: la cultura Olmeda, representada por una cabeza de piedra; la Teotihuacana, por la dualidad Quetzalcoatl adolescente; la Totonaca, representada por la “Cabeza de un atlante”.

En el primer cubo, a la derecha, venos la reproducción de una obra esgrafiada en el hueso de un jaguar. Se trata del nacimiento de quetzalcoatl. En el centro, se encuentra la imagen de un mural de bonampak; esta frente a un mural egipcio, y se relacionan por la vocación de ambos puebles de plasmar aspectos de su vida cotidiana.

En el siguiente muro se ven tres piezas: un pectoral de oro, que simboliza a Mictlantecutli, dios de la muerte para los Mixtecos; un escriba zapoteco, y el dios murciélago. Después esta la cultura de Occidente, representada por piezas de Colima, Guerrero, Guanajuato, Michoacán y Honduras.

En el segundo cubo aparece el mural de Cacaxtla, de la cultura Olmea-Xicalanga, de reciente descubrimiento.

Después del mural de Tenochtitlan, esta lo que seria la cintura de América, representada por un textil de los cunas de PNUMA.

En el muro que sigue, vemos la estilización de un sol, que esta en el museo del oro de Ecuador. A su lado, una figura del museo del oro del Perú. En este mismo muro se encuentran piezas representativas de los aborígenes de los Estados Unidos, Canadá y Alaska… con ello, se intenta Hernán la arte del continente Americano.

En el siguiente cubo esta una obra de Roberto Mata, pintor chileno: uno de los artistas Latinoamericanos más destacados y conocidos mundialmente. Mata es, de cierta manera, nuestro “picasso”  de América.

En el último muro del lado Americano, están representados varios artistas: Joaquín Torres García, el constructivista mas importante de Suramérica; Wilfredo Lam, de origen entre chino y cubano; saturnino Hernán; José Guadalupe posada; Carlos Medina; José Clemente Orozco; Diego Rivera, con un fragmento del mural de la alameda; Siqueiros con un fragmento del mural de hospital de la raza; y Rufino Tamayo.

Enfrente están: picasso, el pintor mas importante de este siglo, acompañado por un fragmento de su obra: “Guernica”; Henry Moore, escultor ingles que vino a México para aprender Rodin, con su obra: “La Etermodad”; cezanne. Con “Los Bañistas”;  Pedro Brueghel; Jerónimo Bosch – El Bosco-, creador del surrealismo; Miguel Ángel, con un fragmento de la “Capilla Sextina”; y Leonardo Da Vinci, con su obra Máxima: “La Gioconda”, y su estudio del interior de un cuerpo, que puede verse en el cubo contiguo.

Ahí también aparece el mapa de Toscanelli que, se supone, oriento los viajes de Cristóbal Colon.

El muro que sigue es el de los navegantes y de algunos cartografos y astrónomos, como Ptolomeo. También se puede ver a: Enrique, el navegante de Portugal; Mateo Nicolás y Marco Polo; Juan Sebastián Caboto; Vasco de Gama; y los Hermanos Pinzon. Junto a Cristóbal Colon hay un mapamundi que ocupa un espacio fundamental: es el tributo al planeta –tierra –vespucio; Juan Sebastián Elcano. Tan bien aparecen: Vitus Bering, Enrique Hudson, Alejandro Mlaspina y algunos más.

En el cubo que sigue aparece la reproducción de un pequeño relieve Asirio del siglo VII a.c.
Después del muro se pueden apreciar piezas representativas del arte de África, cambodia y Grecia; de la India, el dios un emperador y su caballo. Y de Egipto, dos cabezas de los  colosos del templo de Ramses II. En esta parte del mural aparecen las culturas mas importantes que florecieron en la margenes de los ríos.

Finalmente, vemos un mural dedicado a Egipto, en el que aparecen: los lanceros del palacio de susa, las figuras el cofre de Ur, un fetiche de bulgaria y res Venus arcaicas; y las pinturas rupestres de Francia y España.

“Si bien la estación copilco del metro no es un museo, se convirtió en un lugar de musas… Desde que estaba haciendo el mural de la estación Tacubaya, es decir, desde 1986, ya pensaba en hacer algo en la estación copilco, por que es enorme y, por lo mismo, impresionante. Y porque se presta preocupación fundamental fue mostrar la obra de los demás, antes que mi propia pintura.”

Guillermo Ceniceros

La técnica

La técnica es acrílico sobre una cama de fibra de vidrio, cuya ventaja es que se puede restaurar.

Acerca del autor


Guillermo Ceniceros nace en Durango, el 7 de mayo de 1939. En 1958 se gradúa de la escuela de Artes de la Universidad de Nuevo León. Colabora con el pintor y muralista David Alfaro Siqueiros en siete de sus murales más importantes, entre ellos, el magno proyecto del Polyfórum Cultural. Ceniceros crea la mayoría de sus herramientas de trabajo. Amante de la literatura y la poesía tiene un profundo interés en el lenguaje castellano, su amigo Juan Rulfo, alguna vez dijo que los paisajes de Ceniceros, áridos y vacíos, eran como se imaginaba el mundo lírico de Pedro Páramo.

Ceniceros ha creado murales en México, Estados Unidos y Canadá. Y su obra forma parte de las colecciones públicas y privadas en Chile, Yugoslavia y México. En la actualidad reside en la ciudad de México y está casado con la artista mexicana Esther González.

En 1969 ganó el Premio Nacional de Pintura, SEP. Y en 1999 fue el único mexicano nominado al concurso de arte mundial, por sus murales en el Sistema de Transporte Colectivo Metro de la ciudad de México.